martes, 25 de diciembre de 2012

Nuevo año y aprender idiomas

Con los rescoldos de la lotería de Navidad ya apagados y en breve con el fuego de la Lotería del Niño encendidos, mucha gente continúa con las vacaciones de Navidad a la espera que la llegada de los reyes magos ponga fin a estas fechas que, se supone, son más o menos de descanso.

La llegada del nuevo año implica nuevos propósitos: desde aprender inglés en Canadá para los españoles hasta aprender español en Madrid para los Estadounidenses. Y es que la llegada de un nuevo año ayuda a comenzar cierto tipo de actividades, como el aprendizaje de idiomas o las colecciones de fascículos.

Aprender idiomas

Aprender idiomas conlleva un cierto esfuerzo y, sobretodo, decidirse por hacerlo online o dirigirse a una academia.
Es fundamental tener en cuenta si además nos vamos a desplazar para aprender la lengua en su país de uso, y el costo que ello va a suponer. No es igual aprender inglés en Malta que realizar un curso de alemán en Alemania (Berlín, Frakfurt o Múnich), por lo que hay que calcular el costo de alojamiento y comidas.

Es importante conocer el centro de idiomas para saber si está reconocido como tal y su importancia a nivel local o mundial, y el tipo de enseñanza y profesorado.

Hay casos en que estudiar idiomas en una ciudad es sencillo, porque la propia ciudad se vuelca en ello y tiene en los cursos de inglés, español o alemán una de sus principales fuentes de ingresos en lo que se conoce ya como turismo lingüístico. En este caso no será difícil encontrar agencias especializadas en hospedaje, manutención y cursos.




Demostrar que se sabe idiomas

Muchas veces hay que acreditar el conocimiento de los idiomas y para ello existen multitud de certificados. Por esta razón es importante conocer el grado de cualificación que obtendremos cuando finalicemos exitosamente un curso, tanto online como en el país de destino o en nuestro propio ámbito geográfico.

Elegir el centro, elegir los horarios y elegir el grado de exigencia y velocidad de aprendizaje son elementos fundamentales a la hora de presentarse a un examen que certique nuestro grado de aprendizaje del idioma.

Si está pensando en realizar un curso de Inglés en Dublín o un curso de Francés en París, este es un buen momento para comenzar con ello.