viernes, 9 de noviembre de 2012

Aprender inglés para negocios

Marketing Digital e idiomas


Cuando queremos aprender un idioma muchas veces no somos conscientes de su importancia de cara al futuro. Así, hay personas que aprenden por gusto, por obligación o "por si hace falta en un futuro". Ha habido un tema de debate en LinkedIn hasta hace poco bastante activo sobre cuál sería la lengua del futuro, el idioma que fuera necesario o útil aprender además del inglés.

Mi respuesta fue clara: aquel que vayamos a usar en el país que vayamos a decidir ubicar nuestro negocio o relaciones comerciales. Si yo quiero hacer un SEO en turco, la lengua más útil para mí será el turco. Si quiero hacer SEO en español puedo ver aigendigitalmarketing.com, pues será el español.

Aprender chino ¿?¿?¿?


Pues no, no es aprender chino. En primer lugar porque un idioma tiene capacidad de comunicar, pero para convertirse en lingua franca, entre otras cosas, tiene que ser fácil. Y esa premisa no la cumple el chino, no la cumple el árabe y no la cumple ningún tipo de idioma que no sea indoeuropeo. Cualquier intento de aprender idiomas en el extranjero ha de tener en cuenta esa premisa.

Seguidamente, su alfabeto ha de ser latino, y en tercer lugar los tiempos verbales y su gramática deben de ser tan sencillos como sea posible. Esa es la gran ventaja que presenta el inglés. Por encima del potencial del Reino Unido, por encima de la economía estadounidense, el inglés se impone porque es un idioma súmamente fácil.

No es igual aprender inglés en Inglaterra, con su acento, sus palabras, su estilo, que estudiar inglés en Malta, país bilingüe con otro idioma oficial más cercano al hebrero que al propio inglés. Algo similar ocurre con aprender inglés en Irlanda, donde el gaélico, una lengua céltica, es cooficial con el propio inglés y marca el acento del idioma.

Las diferentres lenguas se utilizan de modos muy distintos en los distintos países, y la cultura infuye.




Alemán, francés y español


El alemán es la primera lengua europea, entre otras razones, porque hay 100 millones de personas que hablan inglés en Europa. Este hecho le permite, junto a la centralidad de los países germánicos, tener una posición privilegiada especialmente debido a la fortaleza de sus economías.

Un buen negocio empieza a ser usar las nuevas tecnologías para aprender Alemán en Berlín. Conocer el idioma y la cultura de la principal potencia europea, con ciertas similitudes con el inglés no es tan duro como pueda parecer.

Con Francia, que viene a renglón seguido, ocurre algo similar unido a su expansión colonial en declive, y el español... en Europa pinta más bien poco y a nivel mundial ocurre algo parecido. Es la lengua de una minoría en Estados Unidos, de países tremendamente pobres en América y su expansión mundial no va más allá.

Aprender español en Madrid es muy distinto de hacerlo en La Habana, en Guinea Ecuatrial o en California. Tal vez porque la fiesta es importante.